Si buscas un centro de masajes eróticos en Fuenlabrada, seguro que conocer algo más sobre ellos también te interesa. En este post queremos darte a conocer los puntos erógenos en el hombre y la mujer. Algunos de estos coinciden, pero otros son muy distintos.

En las relaciones es muy importante saber no solo recibir placer, sino proporcionarlo para conseguir una satisfacción plena. A la hora de encontrar unos buenos masajes eróticos en Fuenlabrada, conocer el cuerpo humano es lo que aporta verdadera calidad. Por eso aquí te contaremos algunos de nuestros conocimientos.

En la mujer, no todo placer se concentra en su sexo. La ternura, mediante caricias y besos, puede conseguir excitarla, siempre que se elijan los puntos clave correctamente.

Los senos son de las primeras partes del cuerpo a las que va el hombre. Sí, son un punto erógeno, pero se puede probar también con una caricia en los lóbulos de las orejas y un suave rozar de los labios sobre su cuello.

Las manos y los pies también son muy erógenos. Lo primero es la ternura, a menos que pida lo contrario. Pero recuerda que, en la antesala de la relación sexual, hay que ir motivando hasta que tu pareja alcance la excitación.

Igualmente, en el hombre, los puntos erógenos no se concentran completamente en el pene. Acariciar sus pezones y la zona inmediatamente debajo de su ombligo le estimulará indudablemente.

Aunque para muchos aún sigue siendo un tabú, acariciarle el trasero e, incluso, buscar su punto G, pueden hacerle disfrutar increíblemente. Además, masajearle la espalda suavemente, hasta llegar a la parte interior de sus muslos, le producirá una gran excitación.

Con los Masajes Eróticos Maithuna hemos dejado a muchos clientes satisfechos. Conocemos muy bien todos los rincones de la relajación y el placer, por eso somos el paraíso de referencia de todos aquellos que buscan la exquisitez.